© 2023 by Grace Homecare. Proudly created with Wix.com

November 21, 2018

October 31, 2018

Please reload

Recent Posts

I'm busy working on my blog posts. Watch this space!

Please reload

Featured Posts

Más allá de los políticos y los partidos

Por primera vez en mucho tiempo los mexicanos estamos de acuerdo en algo; los políticos y los partidos nos han fallado, nos han traicionado. En lo que aún no nos ponemos de acuerdo es en cómo solucionarlo. Compartimos el diagnóstico, pero no el tratamiento.

 

Hay quienes piensan que la solución es el "menos malo", quienes que "ya sabes quien", quienes que "hay que anular el voto" y quienes han perdido toda esperanza "de nada sirve lo que haga".

 

Con un escenario así el futuro no se ve prometedor. Pobreza, corrupción, violencia y adoctrinamiento ideológico son algunos de los males que azotan a México. Sin embargo, es

necesario reconocer que la política es imprescindible, pues sin leyes y sin códigos morales (como los que ofrecen la religión y la política) el ser humano queda desamparado a la tiranía de sus impulsos destructivos, que habitan en cada uno de nosotros.

 

Pero la política, como la religión, si se desvirtúa puede ser más dañina que benéfica. Ejemplos de ello son el Nazismo, el Comunismo, el Fascismo y otras formas de tiranía. Entonces ¿qué hacer? ¿dónde está la solución?

 

Tal vez no exista una solución, sino múltiples. Y tal vez ninguna sea perfecta y ninguna erradique por completo la corrupción humana, pues entonces ya no seríamos humanos, sino dioses.

 

Tal vez necesitamos aceptar que la solución radica en la imperfección de la política, de la religión y de la sociedad y desde esa aceptación trabajar constantemente en uno mismo para influir en esas tres esferas que se encuentran en constante proceso.

 

El perfeccionamiento individual que pasa a través de la virtud personal, de la adecuada información y de la búsqueda del bien común es el camino que todos deberíamos de transitar, pues tal vez así podríamos disminuir, aunque sea en poco, la corrupción que habita en nosotros y en los sistemas humanos como la política y la religión.

 

Debatir abiertamente, no callar ante la mentira, ser honestos, respetar a los demás, a la vez que confrontar las ideas y sobre todo confrontarse a uno mismo es una buena forma de empezar con esa vida virtuosa.

 

Tal vez así podamos recordar que más allá de los políticos y sus partidos, existimos individuos llamados (todos y cada uno de nosotros) a mejorar el mundo a través de nuestra transformación personal.

 

Saludos a todos

Please reload

Follow Us
Please reload

Search By Tags